Igor Muñoz,

plasma en este post su visión acerca de la enseñanza, su experiencia en primera persona como  participante del itinerario formativo en competencias digitales y digitalización que celebramos en Amurrio Bidean durante los meses de noviembre y diciembre.

Actualmente Igor está desarrollando su propio proyecto de emprendimiento llamado “Digital El Cambio”, un espacio en el que dar a conocer los últimos acontecimiento en materia social, cultural y de investigación, que suceden a nuestro alrededor.

image

Para mí

Cuando empecé el curso de
competencias digitales, dentro del marco del programa Hazilan en Amurrio
Bidean, y viendo que había una parte de nuevas tecnologías, pensaba que éste
iba a ser otro típico curso aburrido, donde me iba a pasar la mayor parte del
tiempo haciendo otras cosas.

Pero para
mi sorpresa, el primer día nos encontramos con las mesas vacías y… empezó la
gamificación, un juego tonto, que permitió romper esa fría barrera que suele
haber al principio entre los alumnos y el profesorado, que para mí no han sido
profesores, sino unas personas que han venido a ayudarnos a vencer nuestros
miedos y carencias.

Para mí,
este curso, a pesar de saber de antemano algo de herramientas online, me ha
servido para aprender cómo utilizar otras herramientas que me eran desconocidas, como pueden ser: Netvives, Wunderlist… Y he de confesar que he
aprendido mucho.

Me gusta la
forma de pensar e impartir clase que tienen, de una manera muy diferente a la
tradicional. En vez de tanto power point y tanta teoría, como se aprende es
haciendo
, y eso ellos lo saben bien. Además, por si fuera poco, intentan
hacerlo siempre con juegos, es decir, a través de la gamificación y las
recompensas, como los famosos “Mireyines”, cosa que hace que se trabaje con
mucha más motivación.

Es la
primera vez que recibo un curso de dichas características, por lo que no sé
compararles con otros, pero a mí tanto profesionalmente como personalmente me
han demostrado su valía. Son personas comprometidas, atentas, dispuestas a ayudarte
en lo que necesitas. Es más, hay veces en que ellos saben a priori quien lo
llevará peor y están allí, echando una mano. Se nota que en esto ya llevan un
camino labrado y que saben cómo tratar con las personas. Son personas súper
cercanas y súper amables.

Puede que
para otras personas no sea trascendente, pero en mi caso, lo que más me llamó
la atención es lo bien que tienen estructurada toda la clase, y que de ninguna
manera repiten lo que se ha hecho en clases anteriores, es decir, que se pasan la
vida maquinando en sus cabezas para innovar cosas nuevas para siguientes
sesiones
, y eso tiene mucho mérito. Incluso en algunas sesiones que realizamos,
trabajando con gamificación, se pasaron horas inventando casos, cosa que de
verdad se agradece.

La verdad,
yo no soy nadie para recomendaros que trabajéis con ellos, pero si estuviera en
mi mano, Mi sería mi empresa de cabecera por esa frescura, esa juventud, esas
ganas y esa pasión con la que contagian a los demás.

 Sólo os
puedo decir, gracias por cruzaros en Mi camino.

Igor Muñoz, participante del curso Competencias digitales,
Programa Hazilan · Amurrio Bidean